610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Lo que no se dice...

25 de marzo de 2022
Lo que no se dice...

CRISIS. – La crisis de los naranjas de MC. Todo se derrumba ante la prolongada ausencia del líder y concesionario de la franquicia de movimiento ciudadano. La auto destrucción ha iniciado cuando todos se dicen los herederos de un capital que no les pertenece. El partido esta embargado y no tardan en quitárselos.

REDUCTO. - Uno de estos reductos que pretende generar un liderazgo por la vía de la exigencia y la imposición es la sindicatura. Se ha extralimitado en sus funciones y está en medio de una inestabilidad auto inducida, imposible imponer ¡por oficio! una autoridad que no tiene.

SINDICA. -  Alma Portillo lleva al naufragio su función cuando se posiciona en medio de dos extremos, cuando impulsada por el poder imaginario de la autocomplacencia pasa de la eufórica exigencia a los regidores para estacionarse en la resaca de ¡la suplica!

REVES. – Si se pretendiera defender a la titular de la sindicatura, con una visión de buena fe se justificaría su actuación del último mes aduciendo que es bien intencionada, pero su descontextualización es indefendible. Alma Portillo semanas atrás había pedido a los regidores y directores de la presidencia que entregaran un plan de trabajo. ¡metió en una misma caja a los funcionarios administrativos que a los de elección popular y pretendía medirlos en un mismo racero!

DIFERENTE. - No conforme con el exceso, complemento su obra políticamente incorrecta con un despliegue protagónico vía redes sociales al hacer un posicionamiento calador tras difundir un ¡exijo el plan de trabajo! Refiriéndose a los regidores. Olvido las formas y a partir de ese momento se ganó actitudes hostiles.

ACUERDO. - Por primera vez los regidores de todas las fracciones, sin necesidad de mesa de dialogo previa lograron lo que nunca, ¡coincidir! tenían un único punto de acuerdo; Alma Portillo Lerma se extralimito en sus funciones y el castigo seria la indiferencia.

REDUCCION. - La sindicatura está por abajo de la jerarquía de los regidores, ellos son el cabildo, el órgano colegiado de gobierno. Ella es parte, pero solo tiene voz y no voto. Pequeña gran diferencia. La respuesta fue ¡ignorar la imprudente exigencia! Ninguno atendió la orden y de facto se convirtió en la enemiga publica número uno de los ediles de todos los colores.

REVES. – Al tratar de asimilar ese revés, Alma Portillo no se refirió más a los programas de trabajo que antes había exigido. Eludió dar cuentas de quienes, si habían atendido a su exigencia y en el discurso lo encargo al órgano interno de control, el cual es letra muerta.

REVANCHA. - La segunda parte del enfrentamiento con los regidores llegó la semana pasada. Sin aspavientos de exigencias, pero si con una tajante imposición, diseño unilateralmente una agenda de comparecencias para regidores y funcionarios. ¡La lección no había sido entendida, era necesario entonces un repaso y se lo dieron!

CASA. - Cuando la chucha es brava, hasta los de la casa muerde y aunque la molestia fue generalizada entre los regidores, los de Movimiento Ciudadano fueron los únicos que reviraron formalmente a esa agenda. Un oficio que firmo Cecilia Arvizo en su calidad de coordinadora de la fracción naranja marcó la pauta.

PERMISO. - El documento aparentemente habría sido autorizado por los jerarcas del municipio, léase el secretario del ayuntamiento y hasta el presidente. La sindica no había pedido autorización y no había compromiso de apoyo.

RESPUESTA. - La respuesta aludía al oficio 112/2022 emitido por la sindicatura. El contenido se reducida a dos puntos que no decían nada y una conclusión que demolía la más solidificada auto estima política. En el primer punto le explicaron con “manzanitas” la forma de trabajar, desde la segunda sesión y es en base a comisiones. El segundo refería a la atención de las iniciativas ciudadanas. La conclusión ya casi de despedida llevaba el misil; agradecían la ¿invitación? A la presentación del plan de trabajo, pero la saturación de la agenda les impediría estar. El oficio fue recibido con el sello de la sindicatura el 18 de marzo.

EXIGENCIA. – Si con los de casa no contaba, con los de oposición ¡menos! El acabose tocaba a su puerta, entonces el recule tuvo que transitar por la vía naranja para lograr enmendar la plana y no verse desairada, fue cuando la sindica paso de la exigencia del plan de trabajo a la suplica de la asistencia.

AYUDA. - Alma Portillo pidió a la autoridad municipal que le respaldaran sus comparecencias y evitar que se generara un vacío. La misericordia fue atendida por el secretario y previa consulta al diputado Francisco Sánchez quien, en ejercicio de sus funciones de patriarca accidental del clan naranja, estreno su benevolencia y autorizo para que a nombre del presidente Peña se les pidiera a los regidores que acudieran al llamado de la sindicatura.

Botica Guadalupe.gif

SALVACION. – Esa fue la línea. Alberto Tarín el secretario del ayuntamiento les dijo a los ediles de su partido que por órdenes del presidente deberían hacer lo que Peña hace todos los días; ser una marioneta y con ello ofender permanentemente la embestidura otorgada en las urnas y fue en ese momento cuando empezó a denigrarse la figura de los regidores naranja y la decadencia afloró.

VERGÜENZA. – Los regidores fueron sometidos y puestos a disposición de la sindica Alma Portillo denigrando con ello la representatividad que tienen el máximo órgano colegiado.

TANIA. – El plan original de la sindicatura era que hubiera un compareciente y 15 regidores de espectadores. El miércoles la primera en asistir a regañadientes fue Tania Ibarra. La regidora de asentamientos humanos parecía alumna regañada y que en rebeldía retadora no hizo la tarea. No presentó plan alguno. Le recordó que estaba “compareciendo” para no ser descortés. Dijo que no estaba obligada a hacerle el plan ni a estar ahí. Luego a modo de compensación diserto memorísticamente durante un par de minutos la síntesis de lo que estaba haciendo en su comisión y agregó algunas iniciativas que tiene en proyecto.

SUMADOS. – De los 16 regidores esperados donde se incluyen los nueve de MC, solo dos mas atendieron la instrucción del secretario Tarín; Aurelia Reyes Rubí y Julio Cesar Chávez, lo que no fue tomado de buena forma por sus compañeros.

AFUERA. – Otros como Liliana Valdez y Carlos Duarte, ambos de MC estaban en las oficinas al momento de la citación, pero priorizaron desahogar su propia agenda de trabajo luego se retiraron sin pasar por la comparecencia.

GRUPO. – Antes de llegar a inaugurar el ciclo de las comparecencias, Alma Portillo paso por la oficina de Dalila Villalobos, justo cuando se realizaba una conspiración de los opositores panistas y la priista, trato en vano de “arriarlos” les dijo que ya iban a empezar y debían escuchar a Michel y Tania, pero no le respondieron nada, era predecible; ¡se quedó esperándolos!

PROFANADO. – La cita de la sindicatura se hizo en el salón de cabildo, en el mismo que según Alberto Tarín el secretario del ayuntamiento, no se puede utilizar para otra función que no sean las sesiones de cabildo, ni siquiera en las reuniones de comisión, pero, desde el miércoles esta invadido por el show de las comparecencias. ¡no somos nada!

APUESTA. - Las quinielas están vigentes aun, el reto no es saber si los ediles opositores asistirán a comparecer, esa apuesta está ganada, ¡no estarán! Aquí el reto es saber cuántos naranjas serán alineados a comparecer y cuantos más aceptarán ser la comparsa que amenice esa fiesta.

610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe