610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Lo que no se dice...

12 de julio de 2022
Lo que no se dice...

TIBIOS. - Hoy más que nunca es necesario hablar de los abusones y los tibios, las dos clases de servidores públicos vigente hasta nuestros días, asumidos estos en dos frentes; los tiranos que no cumplen las leyes ante la ceguera de la ambición pecuniaria o bien los cómplices que en el mejor de los casos solo hacen intentos aislados, sin resultados ni consecuencias al tratar de romper las ataduras de la violación sistemática a la ley de tránsito.

PLACAS. - La ley de tránsito y en especial su artículo 100 nada mas no llega a su armonización y es que hacerlo es entrar en la posibilidad de que la recaudación por multas e infracciones merme y obvio, en la administración naranja, nadie va en contra de su propio interés.

INACCION. - En el municipio de Parral, el desencanto surge a raíz de los abusos, el no respetar las leyes vigentes no solamente es políticamente incorrecto, también convierte al trasgresor de lo dispuesto en la ley, en lo más cercano a un delincuente. Las autoridades del municipio de Parral a mas de dos años de haberse promulgado la ley de vialidad son eso, violadores sistemáticos del marco legal, al seguir reteniendo placas y documentos.

ACCION. - Sucedió durante el trienio pasado cuando la administración de Javier Corral, el entonces gobernador del estado y Alfredo Lozoya eran tan cercanos que llegaban a la complicidad tanto en político como en lo administrativo.

LEGISLADOR. - Por aquel entonces los diputados decidieron actualizar la ley de tránsito y definieron que era más irregularidad que un vehículo circulara sin placas que la misma violación administrativa que la ocasionaba, algunas de ellas que caen en la burla, como el simple olvido de depositar monedas en un parquímetro.

TRANSITO. - Pero a dos años de distancia, la ley de tránsito sigue siendo letra muerta en Parral, como si hubiéramos sido cortados del estado, la violación a los preceptos de esa norma es violada por quien se comprometió a cumplir y hacer cumplir la ley. Igual siguen retirando placas y los documentos que les venga en gana, nadie les dice nada.

SALVAMIENTO. - El diputado Edgar Piñón hizo una intentona, quizá una llamarada de petate, al tratar de corregir el tema. El exhorto sonó fuerte, pero solo eso, ¡mucho ruido y nada de nueces! La tiranía municipal se mantiene en la impunidad.

INACCION. - La inacción ha sido cómplice en este asunto, ha sido el caldo de cultivo que fomenta la impunidad cometida por los del partido movimiento ciudadano, el mismo que en su afán de cautivar electores prometió con su candidato a gobernador retirar los parquímetros, que sigue manteniendo en su tiendita de Parral. O bien que decir de la propuesta en ciernes a la presidencia de la república proyectando como al hijo de Luis Donaldo Colosio quien en los noventas firmara su sentencia de muerte con aquel discurso donde veía un México con sed de justicia.

ACCION. - En medio de estas mercaderías políticas se ubican los ciudadanos comunes, los automovilistas para los que la ley no existe, a los que la justicia les queda muy alejada, los juzgados administrativos y sus engorrosos trámites, para los de Parral se les agrega la adversidad también la adversidad de la distancia.

PRECIO. - Para un ciudadano común, tener acceso a la justicia administrativa implica ir en contra de la autoridad, inversión de tiempo y recursos para al final tener acceso a lo que le corresponde, la aplicación de las leyes emanadas de la constitución.

Botica Guadalupe.gif

PETATE. - Los regidores no han sido capaces de fomentar algo que vaya más allá de estériles posicionamiento en cabildo. Son autoridades que han dejado en la indefensión a quienes se dicen representar, a las minorías del municipio.

MARFIL. - La sindicatura, también se ha convertido en una estatua de marfil, no ha dicho esta boca es mía, su complicidad es con el voto de silencio.

AGUA. - Mientras que los partidos políticos, han perdido el estilo y la brújula, se han alejado de las causas sociales, por eso siguen enfrentando derrota tras derrota, están desarticulados, no saben para donde van, ni siquiera han tenido la gracia de tomar como “bandera política” los excesos de la tiendita naranja municipal de Parral. No ayudan al ciudadano al mismo que después le pedirán su voto.

DIPUTADOS. - Mientras que, en el congreso, los diputados que crearon esa ley, viven desde su distrito esa arbitrariedad, algunos en el silencio cómplice como el ex legislador Lorenzo Arturo Parga quien nunca dijo esta boca es mía para exigir que se cumpliera con las modificaciones a las leyes generadas en su legislatura, era parte en ese entonces de la cofradía municipal y sus excesos.

PIÑON. - Mientras que el diputado Edgar Piñón después de poner los puntos sobre las ies en el asunto, ¡no ha pasado nada! sigue atestiguando la impune violación a la ley a casi un año de distancia la no aplicación de la ley de tránsito es lo cotidiano en este Parral que es parte de su distrito.

JUSTICIA. - En medio de este mar de política y politiqueros, nos ubicamos los ciudadanos, vemos pasar todos los días a los emisarios de parquímetros llevando en su morral un cumulo de placas como rehenes del tributo pecuniario que se debe rendir al tlatoani.

EMPRESARIOS. - Mención aparte merecen los empresarios, son parte integral del consejo de parquímetros, les arrebataron desde hace cinco años su creación, ¡si no se pudieron defender solos! Lo que se diga más allá de este concepto sale sobrando. Su autonomía fue reducida a ser un apéndice de la tesorería municipal, como simples cómplices del negocio municipal que critican solo cuando afecta sus intereses.

JUDICIAL. - Finalmente el órgano judicial, con su lejanía territorial también ese poder crea un vacío de acompañamiento al ciudadano común, burocratizan la impartición de la justicia.

JUSTICIA. - Los habitantes de Parral, aun y cuando nos podemos jactar que la presidenta del supremo tribunal de justicia es oriunda de esta localidad y sabe del no acceso al ejercicio pleno de la justicia administrativa, ¡seguimos igual!

ACCION. - Un ciudadano vulnerado por un atropello del actuar municipal en la acción de retención de una placa o un documento, por la vía de tránsito municipal o de estacionometros debe procurar su propia justicia, invertir para que el estado de derecho creado por sus representantes pueda tener vigencia. ¡la tibieza también es corrupción!

610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe