top of page
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Lo que no se dice...

20 de enero de 2023
Lo que no se dice...
Botica Guadalupe.gif

CAPITAL. - El reclamo a las irregularidades y deficiencias de los trabajos de recarpeteo del periférico Luis Donaldo Colosio, ayer, ¡se dejó escuchar calladamente!

CIUDADNOS. – El reclamo no provino de los ciudadanos, tampoco de la sindicatura, de la regiduría, partidos o auditoria superior, ¡fue la naturaleza! Emergió del suelo y al dejarse ver, ratificó su sabiduría milenaria, le dio voz, ojos y oídos a los habitantes de estas tierras que han sido sordos, ciegos y mudos.

TRANSA. - Los fraudes de cemento y asfalto se descansan impunemente en la corteza y entonces, ¡la tierra protesto! Se negó a ser cómplice. Su reclamo lo vistió de verde para contrastar la esperanza con el gris obscuro del alma de una administración municipal que se oculta en el color naranja para ensañarse hasta convertirse en el verdugo de las causas del pueblo que la eligió.

IRONIA. - En la administración de ¿la capital de lo bueno? Nada es lo que parece, ¡tenemos un presidente que es gerente! ¡proveedores que son atracadores del presupuesto! empresas que se mimetizan cada administración para jugar a ser lo que no son, todo depende de las necesidades de la contratación presupuestal del momento.

COLMO. – Pero, ¡todo tiene un límite! el colmo ocurrió en el periférico Luis Donaldo Colosio, ¡contrataron un jardinero y lo hicieron pasar por asfaltador! El pasto salió muy bueno, en pleno invierno emergió, no hubo necesidad de agua, ni cuidados, pero el recubrimiento, al contrario, se agrieto, ¡agoniza! se contrae y despega, sin duda ¡como asfaltadores resultaron muy buenos jardineros!

IRONIA. - Seria una excelente propuesta llevar esa empresa a tapar los hoyos que circundan el gran estadio Parral y sus áreas de estacionamiento, ¡seguro que ahí si sale el zacate! Eso si con un poco de suerte y ¡asfalto! Hasta se podrían llegar a empastar el olvidado gran estadio Parral, desde el campo corto hasta los jardines.

SERIO. – Pero, ¡a lo serio! mal termina lo que mal inicia. El generoso presupuesto asignado por el gobierno estatal para esta obra y cuya paternidad la asumió Francisco Sánchez, se ha convertido en un monumento a la ineficiencia y el fraude, ojalá el legislador alce también ahora la voz en el congreso, para pedir una auditoria para lo que tanto le costó conseguir, eso sí sería congruente y lo lograría dejando de luchar unos cinco minutos contra los molinos de viento de la 4T.

MAL.- La empresa que aparece en el papel como la dueña del contrato del recarpeteo, logró lo inimaginable; consiguió una asfaltadora de desecho, que ni el dueño de la tiendita lo hubiera hecho mejor, en el arranque de obra se tambaleaba, vibraba, parecía poseída, ¡estragada del mal de San vito! ¡apenas aguanto unos metros más allá del punto de partida y sucumbió!

DIAS. - Cesar Peña fue enviado para lo que fue contratado en la presidencia, ¡para justificar lo indefendible! Hizo gala de una desmedida fantasía “netfliexca” se dijeron victimas de un sabotaje, ¡atentaron contra los cables de la maquinaria! Esta fue la primera versión, pero como segundas partes nunca fueron buenas, ahí se les olvido y para entonces los cables los convirtieron en mangueras.

DESPERDICIO. -Pero, era mucha mentira, con la realidad hubiera sido suficiente, bastaba con ver la maquinaria para sentirnos una ciudad de tercera o quinta, aunque eso sí, con presupuestos de primera.

TRABAJADORES. - La simulación de la procedencia también era innecesaria, decir que era una empresa foránea quien hacia los trabajos quedo derribada cuando los asfaltadores resultaron ser los mismos trabajadores que en los últimos años hacen albañilería, instalaciones eléctricas, pintura y soldadura, eran los mil usos que ahora trataban de hacer sobre la marcha un improvisado curso de asfaltado, auspiciados bajo una beca generosa llamada contrato, donde, aunque echando a perder se aprende, pero el patrón nunca dejara de ganar.

VERGÜENZA. - Como si los trabajadores no fueran suficiente evidencia, se reafirmó quien estaba atrás del contrato cuando aparecieron en escena los vehículos de la empresa Gemma, antes Atlas, colaborando por semanas para rehabilitar la descontinuada maquinaria con la que estaba en ciernes otro fraude más a la hacienda pública de la ciudad.

GOBERNADORA. - En el mes de noviembre, la gobernadora visitó la ciudad, nadie se lo contó, ella misma pudo ver en que condiciones se estaba gastando el recurso que de su presupuesto había asignado a esta obra como retribución política por el incondicional voto legislativo de Sánchez, ¡se sorprendió al ver la decrepita maquinaria que se utilizaba y reclamó, esa tecnología era una muy digna pieza de museo de la tranza y la burla.

CHINOLA. – Cuando, en días de suerte, podía avanzar algunos metros, la asfaltadora dejaba tras de sí una cubierta que algunos decían era de “chinola”, los optimistas de obras publicas aseguran que es la carpeta y el grosor acordado para la rehabilitación.

AUDITORIA. – Hoy que empiezan a surgir los retoños del fraude sembrados eficientemente por el jardinero asfaltador, hace necesaria una urgente una auditoria. Son 13 millones de pesos que están en la impunidad y se sospecha que al igual que en otras obras, las fallas del “proveedor” correrán a cargo del erario público, ya se hizo antes en la puerta del tiempo y en la vialidad ferrocarril, ¿Por qué aquí no?

CINISMO. - Es el sello de la misma manufacturera simuladora. Es un eslabón más de los atracos que se habían hecho antes, uno de ellos, es el otro fraude vigente hasta nuestros días, el de la glorieta de la puerta del tiempo.

PEOR. - Las condiciones de los trabajos en esa área no son malos, ¡son pésimos! Como nunca la obra pública se desmorona y no hay acciones legales contra de nadie.

SUMINISTRO. - El cinismo ¿en la capital de lo bueno? puede llegar al grado, que, como nadie es lo que parece en esta administración ¿de la capital de lo bueno? hasta se puede llegar a dar que un disfrazado constructor sea al mismo tiempo un pésimo funcionario público que puede ser premiado como el suministrador de papelería y de pintura de pasos peatonales, vendiendo artículos de tercera a precio de primera o ¿acaso cual paso peatonal está en buenas condiciones?

CEMENTO. - La mala calidad del encementado de la puerta del tiempo también había sacado un reclamo, las grietas, ¡cuando el panadero es malo le echa la culpa a la harina! Pero aquí no era el cemento, sino más abajo, en las terracerías, pero ahí también ¡la casa pierde! ¡Sin reclamos!

INCOMPLETO. - Decenas de millones de pesos se han ido a una obra inútil e innecesaria, el parque de la puerta del tiempo aun no esta concluido, pero, como aquí tampoco nada es lo que parece, el proyecto que debería ser de una glorieta no funciona como tal y se ha convertido en un riesgo. Se perdió el encanto de la puerta del tiempo al quedar encerrada en la necedad de vaciados de cemento deficiente. ¡estábamos mejor cuando íbamos peor!

MAL.- La mala calidad de la obra no es casualidad, ¡tenemos una colección completa de ese mismo autor en la ciudad! A esa desfachatez le han antecedido otras como la vialidad ferrocarril que tiene más reparaciones que cuando era vía del tren, por lo menos los durmientes y los rieles tenían más tiempo de vida.

SEGUIDILLA. - La numeración de fallas podrían seguir desde las obras en la vialidad del rio, hasta las calles en la periferia, todos con la sospecha del fraude, porque en ¿la capital de lo bueno? ¡Nada ni nadie es lo que parece!

yiyos y alvidrez
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpeg
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpeg
bottom of page