top of page

Dogmatismo político

30 de noviembre de 2021
Erik Jurado

Erik Jurado

Regidor del ayuntamiento en Hgo. del Parral

Las religiones parten siempre de un dogma, un salto de fe. Pero sería imprudente trasladar esa característica a la política, y lo hacemos.


En México se ve la vida política más como una religión que como política. De manera ciega, los partidos son incapaces de castigar los excesos de sus co-legionarios, como los partidarios son incapaces de poder observar las malas prácticas en el poder.


Estamos acostumbrados al fraude la corrupción, lo disculpamos y justificamos. Existen tantos ejemplos que sería burdo mencionarlos. El punto central de esta reflexión es observar uno de los grandes males de nuestro sistema político, y no es la corrupción sino su aval.


La corrupción se termina cuando se le castiga, pero persiste su proceso de putrefacción en tanto todos la aceptemos o pensemos que no pueden ser las cosas de otra manera.


En México se vive un dogmatismo político, el fanatismo adherido a la falta completa de crítica. La gente se vuelve incapaz de corregir los excesos de los gobernantes por que deciden no verlos, fingir que no existen y esto sucede por cuestiones muy concretas.


Primero, es importante entender que en México mucha gente vive de la dadiva política o por ser parte de la estructura de poder, eso genera que se adopte una visión nulamente critica, o que se avale todo con tal de no salir de los favoritos del poder.


Otra variable importante es la profunda ignorancia que se tiene sobre la política y su impacto en la vida diaria. El votante promedio ignora la influencia de sus gobernantes en sus problemas diarios.


Otra razón importante es que las personas ven la militancia como una permanencia condicionada a no ver, no hablar y perdonar. No se fomenta la crítica y la observación de los líderes políticos, sino que se les permite todo con tal de no quedar fuera del grupo conformado. El que habla y señala se vuelve incómodo y deja de pertenecer al grupo.


Probablemente el factor más importante y continuamente presente es el miedo, el miedo del votante promedio a ser castigado posteriormente por el que adquiere poder, y ser visto como un disidente o quedar fuera del poder.


Todas estas condiciones generan un estatus de prevalencia frente a los excesos del poder y configuran un escenario en el que los grandes problemas no se corrigen sino que se repiten y potencializan. Con el tiempo vemos que cada vez se suceden abusos mayores, pero también se vuelve más extraño aquel que esté dispuesto a observar y soportar los embates.


La política en México es pues una política de complicidades y dogmatismos, que sólo cambiará en la medida que se acepte la reflexión y la crítica y se esté dispuesto a ver la realidad sino la censura del poder.

yiyos y alvidrez

La Expresión Continúa...

la Primera Sala amparó a Jesús Manuel Esparza Flores

Sota, Caballo y Rey

Sota, Caballo y Rey

Necesitamos concentrarnos como sociedad.

Sota, Caballo y Rey,

Sota, Caballo y Rey,

Catorceavo aniversario

DICHO POR ROCHA

DICHO POR ROCHA

Política de equipos, con dedicisiones de causas

Erik Jurado

Erik Jurado
Telcel 2.gif
Telcel 2.gif
bottom of page