610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Reportaje Especial:

6 de Noviembre 2021

Mayra Jizel, la cara de las estadísticas de la desnutrición en Guadalupe y Calvo.  (Parte 2/2)

La adversidad como estilo de vida en el medio rural.

Las Cifras que delatan y acusan a un gobierno asistencialista.

WhatsApp Image 2021-11-04 at 10.49.04 PM.jpeg

Guadalupe y Calvo, Chih.- Cuanto más se le apuesta a los programas asistencialistas, más crece la pobreza que trae consigo hambre y desnutrición; marginación. El crecimiento de padecimientos acusan de negligencia al gobierno federal actual y a los que antecedieron, todos han violentado el artículo 4 de la carta magna. Casos como el de la pequeña Mayra Jizel, son iconográficos de la vulneración de los derechos universales de los niños. 

Son 8 mil 796 niños menores de cinco años los que en el estado de Chihuahua permanecen bajo control nutricional de la Secretaría de Salud. Todos tienen diferentes grados de  desnutrición, el municipio de Guadalupe y Calvo es el que reporta la mayor incidencia.

Luisa Espinoza no es expresiva, al hablar sus facciones no se inmutan, pero es clara en su descripción, no omite detalle de lo que ha vivido en las últimas semanas, desde que notó que su nieta estaba mal de la “pancita”,  la niña vomitaba, tenía soltura y mucha calentura. “el día que la trajimos al hospital ya tenía convulsiones” asienta en su testimonio.

La desnutrición es consecuencia de la falta de alimentos o la ingesta de aquellos que no tienen los nutrientes que demanda el organismo. El Doctor Alex Francisco Romo Sáenz, director  del Hospital Comunitario de Guadalupe y Calvo confirma que hay entre 5 y 6 casos por semana, es la incidencia de octubre, aunque precisa que ahora es poco, la mayoría provienen de las comunidades de El Pinito y Soreachi.

En estos lugares -El Pinito y Soreachi- se ubica un  CERENAM, son los centros de recuperación nutricional y albergue materno. Los recursos que llegan son del DIF estatal.

Cuando se atiende a un niño se hace una valoración, dependiendo el grado de afectación se hospitalizan y se hace una retroalimentación del caso, cuando se logra su estabilidad, se canaliza a los centros de nutrición.

En el caso de Mayra Jizel, el diagnostico medico es reafirmado en la plática de la abuela; a veces no tienen ni que comer, cuando hay, su dieta es monótona; sopa es el alimento predominante, también incluye frijoles y maíz. Si hay suerte, tres veces al día, por lo regular dos, a veces agregan papas.

Mayra Jizel empeoro su salud porque además no quería cenar dice  Luisa, la abuela que es madre soltera, ella tiene que ver por su sustento y también por el de su familia, es la jefa de familia.

En Cerro Alto no hay muchas opciones, a veces los vecinos la ocupan para pizcar en las siembras, así es como consigue la comida. Del gobierno dijo; No tenemos ayuda, sólo la beca del niño que está estudiando, y cuando se la dan, es con lo que se ayudan un poco.

WhatsApp Image 2021-11-03 at 22.32.51.jpeg

Vivir en medio del extremo climatológico y la falta de alimentos.

En la zona serrana el clima es extremoso, limita las posibilidades y en temporada invernal sobreviven con lo que cosecharán ahora en noviembre, básicamente son papas, porque este año no sembraron frijol. La guardarán y posiblemente lleguen hasta abril, cuando inicie otra vez el ciclo agrícola.

El doctor Alex Francisco no atribuye la desnutrición a una sola condición, la considera multifactorial. Los tarahumaras reciben apoyos, se contratan nutriólogos, les llegan alimentos, pero, la lejanía de los centros y la cultura hacen que no asistan.

La falta de educación combinada con la cantidad de hijos que se tienen así como los embarazos en adolescentes-este último fenómeno prolifera- hace que se agrave la situación.

Los padecimientos de origen infecciosos son el desencadenante de este año. El problema es referenciado con pruebas y testimonios por el encargado del CERENAM de Guadalupe y Calvo; en este año se dieron muchos casos de diarrea, debido a que tanto adultos como menores, toman agua de cualquier arroyo y esa práctica es de alto riesgo.

El clima también hace su aportación. Los inviernos suelen ser muy crudos, los alimentos escasean y los niños son quienes más recienten estas condiciones. El director del hospital asegura que son infantes de entre 1 y  10 años los más afectados.

Luisa refiere que cuando tienen trabajo empieza desde las nueve de la mañana, con lo que le pagan se ayudan, cuando no, tienen como opción se supervivencia algunas gallinas y la siembra de un pequeño huerto.

La madre de Mayra Jizel también hizo el viaje desde Cerro Alto, ha estado al pendiente de su hija, es poco lo que puede hacer y se disminuye todavía más cuando está lejos de su hogar.

Hace un mes empezó a trabajar, antes no se le dificultaba, tenía que cuidar a la pequeña, no podía dejarla sola, ahora que tiene un empleo y es posible que con eso se puedan ayudar tiene la esperanza de mejorar su situación.

WhatsApp Image 2021-11-03 at 22.33.21 (1).jpeg

La Latitud del hambre y la desnutrición.

La pobreza no tiene una coordenada de referencia, no hay una latitud específica en la que se asiente. Aparece en cualquier parte. El pinito es una comunidad que se ubica a media hora de la cabecera municipal de Guadalupe y Calvo, desde ahí son canalizados muchos de los niños que llegan a diario de las rancherías.

La desnutrición también aparece en adultos, por lo general con síntomas leves, se les detecta por el cambio de color de cabello además de piel seca, aunque no se llega al grado de hospitalizar.

La condena a este padecimiento alimentario es hasta ahora en los niños y niñas pertenecientes a los grupos originarios. Hay mestizos en las estadísticas, aunque en estos casos, el factor prevaleciente es diferente, por abandono social.

En Guadalupe y Calvo existen cuatro CERENAM, uno en la cabecera, otro en Correcoyote, El Venadito y Soreachi o Pino Gordo. Tienen  11 años operando, pero el problema persiste y hasta se incrementa.

Soreachi y el Pinito tienen el epicentro de la mayoría de la incidencia. Mayra Jizel no tuvo la suerte de llegar a un CERENAM, su familia tomo la decisión del traslado directo al hospital. El diagnostico medico fue que tiene desnutrición severa que se complicó con un cuadro de neumonía,  por fortuna se recupera.

Esta y otras historias gemelas se escribe sobre el verde de esta zona del estado de Chihuahua, donde se huele y se siente el abandono. Son los hijos de una generosa naturaleza que los doto de un rico potencial forestal pero, extremadamente pobres en alimentos. Los extremos coexisten hasta el punto de la enfermedad y la muerte.

Los dueños de estas tierras no siempre se dejan ayudar. El director del hospital de Guadalupe y Calvo menciona que a veces sí permiten que se les apoye, no sin antes  vencer condiciones de aislamiento, segregación de comunidades, y por supuesto las creencias en los remedios alternativos.

Crecen rodeados de la adversidad y las carencias. La falta de alimentos, el hambre y la desnutrición son cotidianos y hasta se ven como normales.

El director del hospital comunitario, Alex Francisco Romo refiere sobre el ambiente;

-¿Llega a la mortalidad la desnutrición en esta zona?

-Sí. hay mortalidad alta por esa causa –afirma el entrevistado al tiempo que aclara- pero no es privativo de esta región.

¿Por qué ocurre?

A pesar de estar en pleno siglo XXI, donde hay  exceso de alimentos, aun así se padece de falta de alimentación.

¿Cuáles son los grados de Afectación más comunes?

 grado 1.- moderados, que se distinguen por el cambio de coloración de cabello piel seca y el 2. Es cuando se presentan diarreas continúas.

WhatsApp Image 2021-11-04 at 21.31.35.jpeg

Los Síntomas de la pobreza

Para el encargado del CERENAM que está en la cabecera municipal, Omar Eloy Venegas Aldama, el padecimiento de la desnutrición tiene un origen multifactorial.

Nutriólogo de carrera, el responsable de ese centro de alimentación descarta atribuir a una sola causa la situación que se vive en la zona serrana aunque confirma que la mayoría de los pacientes –con desnutrición-  son de la etnia tarahumara.

Con ellos, dice, se dificulta la atención, son vergonzosos aunado a  la terquedad de los padres de familia que no quieren dejar sus comunidades.

Actualmente el CERENAM les da seguimiento a 5 niños con grados moderados de desnutrición que son atendidos en el hospital. Los síntomas que delata la descompensación son;  fatiga, mareo y pérdida de peso. La detección objetiva es a través de valoraciones nutricionales y análisis de sangre. ​

El padecimiento puede ser causado por la mala ingestión o absorción de nutrientes o una dieta inapropiada. Por lo general se presenta entre individuos de bajos recursos.

Un cuadro clínico de desnutrición en infantes se integra por  una flaqueza exagerada, genera baja estatura, palidez, delgadez, el paciente suele ser muy enfermizo y débil. Tienen problemas de aprendizaje y desarrollo intelectual. Hay altas posibilidades de desarrollar obesidad en la adultez. Siempre están tristes, no juegan, no quieren comer, lloran con facilidad.

WhatsApp Image 2021-11-04 at 21.13.40.jpeg

La organización Mundial de la Salud (OMS) difundió el nuevo Patrón de Crecimiento Infantil a nivel mundial. Se considera que los niños tienen un crecimiento similar hasta los 5 años, independientemente de su genética o zona donde vivan, ello demuestra que todos tienen el mismo potencial.

La organización Médicos Sin Fronteras, cada año reporta que entre 3 y 5 millones de niños menores de seis años mueren de desnutrición en el mundo.

Reafirma que la enfermedad aparece como resultado del consumo insuficiente de alimentos en cantidad y calidad. Se agregan como agravantes, la aparición repetitiva de enfermedades infecciosas y de factores sociales que inciden en el estado nutricional de la niñez.

No es necesario un grado avanzado de desnutrición para sufrir consecuencias graves; tres cuartas parte de los niños y niñas que mueren tenían desnutrición ligera o moderada.

Los habitantes de la zona rural tienen el doble de posibilidades de sufrir desnutrición crónica. Los hogares de bajos recursos y el de los hogares indígenas, sin importar el estado en el que se encuentren, son los más propensos a la desnutrición infantil.

Los niños y niñas de entre 1 y 2 años de edad presentan los porcentajes más altos de desnutrición crónica. Este grupo coincide con la edad a la que muchos bebés dejan de ser amamantados.

La UNICEF México está promoviendo iniciativas privadas y políticas públicas orientadas a contrarrestar la falta de acceso a una alimentación suficiente y nutritiva en los niños, niñas y adolescentes, particularmente en localidades rurales y poblaciones indígenas del norte y sur del país.

Dentro de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México es el tercer país con mayor desigualdad económica.

La desnutrición está ligada a la pobreza. En México había 51.9 millones de pobres en 2018 cuando asumió el poder Lopez Obrador, en los dos primeros años de su mandato, en 2020 había  55.7 millones lo que representa un 43.9% de la población total.

WhatsApp Image 2021-11-03 at 22.32.51 (1).jpeg

La CONEVAL revela en sus cifras que hay 3.8 millones de mexicanos más sumados a la pobreza en este sexenio, en el corte hecho hasta el 2020.

Las personas calificadas en pobreza extrema pasaron de 8.7 millones en 2018 a 10.8 millones de mexicanos en 2020 (8.5% de la población total)

La Encuesta Nacional de salud y nutrición ha señalado que 1 de cada 4 niños indígenas padece desnutrición crónica, esto a través de las mediciones hechas por ENSANUT en el 2018.

El 69.5% de las personas indígenas viven en pobreza, lo que  poblacionalmente son 8 millones 340 mil según  el CONEVAL.

Todas las anteriores son las frías cifras de la pobreza y desnutrición, siguen su curso. Mayra Jizel vive su propia historia, tiene rostro, apellido, historial médico, familia y un lugar de origen. Paciente, reposa en una cama de hospital, recupera fuerzas, no sabe que ya es parte de las estadísticas donde no tiene rostro ni voz.

Espera pronto regresar a los pinos, al fogón, al sonido de la naturaleza que se manifiesta en el arrullo del rio, el alboroto del aire. Al menos por esta ocasión ya la contó.

WhatsApp Image 2021-11-03 at 22.31.52.jpeg

La abuela Luisa la observa desde uno de los extremos de la cama, no descansa, de vez en vez pierde una batalla con el cansancio y pestañea, seguramente sueña por instantes y proyecta en él una imagen la añoranza, de regresar al terruño para seguir viviendo el día a día que al fin es lo único que realmente tiene y le pertenece, lo demás es letra escrita por los chabochis (mestizos) concebida en leyes de buena intención, ideadas para expiar las culpas en papel, propuestas muertas que engendran acciones  desnutridas y resultados famélicos… 

610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe