610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
02 de Marzo 2022

Don Adolfo Carrasco, el hombre que hizo de la historia su pasión

Estudiante permanente de la vida y de las cosas comunes.

WhatsApp Image 2022-03-02 at 01.15.01.jpeg

El hombre que hizo de la historia una pasión de vida, don Adolfo Carrasco abandono este lunes por la noche el mundo de los vivos para iniciar el camino de la eternidad, cerrando con su partida la página de uno de los personajes más emblemáticos de Parral.

Recordar el andar de don Adolfo por las calles de Parral y la región es rememorar el viejo auto Datsun amarillo con el que cotidianamente realizaba el viaje desde Parral a San Francisco del Oro para llegar a la empresa minera donde trabajo como jefe del área de seguridad e higiene.

Sus conocimientos, como suele ocurrir con los auto didactas, fueron más allá de la escuela, su innato deseo del saber lo llevó a explorar los recovecos de la vida cotidiana hasta encontrarle otro sentido. Buscaba la respuesta que nadie ha pedido porque sabía que eran indispensables en la comprensión de esas que llamamos las cosas comunes y cuando las hallaba, generosamente las compartía, sin escatimar.

Sentarse a platicar con Don Adolfo era comprar un boleto gratuito para viajar a través del tiempo a bordo de ese vehículo sonoro que es la palabra hablada.

Intentar hacer una síntesis de su trayectoria de vida fue imposible. El vano intento se hizo en una tarde cualquiera de un mes de enero, el solo intento prolongó la estancia en la sala de su casa por horas hasta llegar a traspasar el umbral del nuevo día ¡y aun así la tarea quedo inconclusa!

Hace seis años al hombre que encarnó el relato de la historia en Parral le diagnosticaron Leucemia, en apariencia su tiempo estaba contado, los estragos del mal no le turbaron su talante pese a que sabía que el camino estaba en el ultimo tramo. Se preparó para la partida, pero la vida no le había dado aun su última lección, a sus 87 años el punto final estaba aún lejos de escribirse en su hoja vital.

El mismo Don Adolfo comentó un día que, ante el asedio de la terrible enfermedad su familia busco opciones para atemperar el mal encontrando en el camino el factor de trasferencia que producen en la UACh y eso le dio vitalidad y le regreso la vida.

De aquella noche fría de enero del 2016 de esa que sería la charla testimonial de la despedida a la fecha pasaron más de seis años. Durante ese tiempo enfrento con entereza no solo los retos de su salud, también aquellos que la vida nos reserva para someter a prueba la fortaleza no solo física, también la moral.

En este tiempo sufrió el dolor de la partida de su esposa Lucina Burgos y la de su hermano Héctor a quien acompaño en los estragos de su enfermedad hasta su partida, en las tareas de apoyo se sumó sin importar su edad, fue uno más en las guardias nocturnas que se eternizan en la vela del cuidado del enfermo.

Los recuerdos de quien relato una y mil veces la historia reciente y pasada de la fundación de Parral y sus alrededores lo llevo a ser designado el primer cronista de la ciudad, fue entre 1998 y 2001, distinción que en más de una ocasión él lo referenciaba con agradecimiento para Miguel Jurado Contreras en la alcaldía y Patricio Martínez en la gubernatura.

Su trabajo fue incansable. Las actividades para recibir el milenio fue otra razón vivencial, se integró al patronato que se formó con ese fin y con ello construía un testimonio adicional que agregaría a su memoria colocándolo al lado de los muchos que conservaba intactos en la memoria alguien que nació en la postrevolución y atestiguo la reconstrucción del país, constato el inicio y termino de la segunda guerra mundial y hasta alcanzo el inicio de lo que algunos definen como el tercer conflicto del orbe ante el detonante de la guerra Ucraniano-Rusa.

El descubrimiento de lo que el entonces gobernador Patricio Martínez García denomino en el 99 como las vetas de riqueza de la nueva Vizcaya, refiriéndose con ello al rescate de la historia local y la reconversión turística lo llevó a integrarse como un soldado de tropa en las tareas fundacionales de lo que hoy sigue siendo el bosquejo de esa vocación de los servicios a los visitantes.

Ayer en su velación no fue casualidad ver a los guías de turistas de Parral, estuvieron presentes para honrar la memoria de quien fue el artífice de esa escuela.

Los andares por la nostalgia invariablemente traen consigo el recuerdo del pasado, no lo guardo solo para él. Era agradable en aquellas mañanas dominicales de la década de los ochentas, previo a la tradicional asistencia a los servicios religiosos, escuchar en la radio las narraciones que hacía de la vida y obra de Don Pedro Alvarado, los antecedentes de la construcción de edificios, las historias revolucionarias y de la fundación, de las minas, etc. ¡era posible ver a través de los oídos! El recorrido imaginario era guiado con su tono de voz apacible que de vez en vez hacia pausas en detalles que avivaban aún más la curiosidad del escucha.           

Era un hombre de fe que gustaba de escudriñar los pasadizos de todo aquello que hemos heredado de nuestros antepasados y que para muchos es dogma. Su religiosidad iba más allá de la practica rutinaria y mecánica. Hasta sus últimos días fue un estudioso de la teología. Sus apuntes quedaran en esos cuadernos sencillos que tenía en su casa y que hoy son los albaceas de parte de su esencia, es una evidencia de las ideas codificadas en esa letra bonita que le caracterizo y que hacen ser más elocuentes el testimonio de esa construcción de los nuevos conocimientos y concepciones ¡a sus escasos 93 años!

Hablar con el de la cuaresma que hoy inicia, era llegar a la semana santa y evocar las escenas de la pasión de cristo. Su descripción era distinta las que se escuchaban en ese tiempo, esa condición se comprobó años después con la aparición de la película de Mel Gibson el guion de esa obra cinematográfica es una copia fiel de aquellas narraciones que el señor Carrasco hizo muchos años antes.

Raúl Adolfo Carrasco Vargas fue su nombre de pila, haber nacido en los albores de los treintas, donde la religión católica predominaba en el país le acercó al seminario donde participó en actividades emblemáticas para nuestra comunidad como fue la coronación de la virgen de la soledad, la patrona de los mineros.

No culmino su formación sacerdotal, la familia fue su iglesia, religión que mantuvo hasta los últimos días donde era el pilar de esa pequeña construcción que por diminuta es también es un aporte a la gran célula que sustenta la sociedad.

Entrar en su casa de la calle Purísima, era disfrutar cada uno de los instantes que, de permanencia, el tiempo hacia una pausa reverencial, parecía no transcurrir, cada detalle de la decoración mostraba una época de su vida, de 93 años ¡y más atrás! La clase media no le daba para lujos, pero le permitía asumir con decoro y dignidad la atención y cortesía de atender a las visitas con el ritual del recibimiento en la sala, reservada esta solo para esas ocasiones especiales. Su esposa aparecía casi al instante, discreta, ofrecía un vaso de agua o café. ¡ella Sabía que con don Adolfo las estancias no son cortas! Y tenía razones para saberlo, un día le dijo ¡sí! Y ese momento se prolongó por más de 60 años.

La fortaleza de Don Adolfo lo llevó a ser auto suficiente, permaneció en su domicilio siempre, su nieto fue su apoyo en los últimos años. Después, cuando la enfermedad genero estragos más difíciles, sus sobrinos, los Carrasco Rodríguez, hijos de su fallecido hermano Héctor, lo recibieron en su casa y lo cuidaron hasta su último aliento que fue el día final del segundo mes del 2022.    

Sin duda, lo que se siembra se cosecha y cuando se es generoso alcanza para dejar un legado moral. Recorrer un camino sinuoso y verlo en perspectiva 9 décadas después es rendir tributo a la vida con la certeza de que en la partida se lleva la satisfacción de la labor cumplida. ¡descanse en paz Don Adolfo, quien tuvo en su paso por la tierra la pasión por la historia local y universal! Su cuerpo reposa desde ayer en la funeraria Los Ángeles y sus honras fúnebres serán hoy a las tres de la tarde en San José para posteriormente ser cremado.

WhatsApp Image 2022-03-02 at 01.15.01 (1).jpeg
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe