top of page

Lo que no se dice...

11 de enero de 2023
Lo que no se dice...
Botica Guadalupe.gif

CRISIS. - La crisis en la Comisión Estatal de Derechos Humanos es una mezcla de pánico, manoseo y menosprecio a la labor del deber ser que presta este organismo para denigrarse a niveles de vendetta partidista, ¡estamos en medio de una involución!

POLITICA. - Los organismos descentralizados fueron creados para dar la respuesta especializados a temas sensibles que los gobiernos, con su contaminación partidista no son capaces de garantizar a los ciudadanos. En la visitaduría de CEDH esto marca tendencia.

HISTORIA. - Quizá uno de los factores que Néstor Armendáriz Loya no se atrevió a decirle a Amin Corral, cuando le pidió su renuncia, fue primero que la habían solicitado desde palacio, que la autonomía es una falacia que se desmorona ante las prebendas otorgadas a los partidos minoritarios como pago a los servicios de escalón para que los mayoritarios completen su cuota de poder legislativo.

DOS. - La degradación que tiene un derecho humanista cuando se somete a la contaminación de una ideología partidista, su alcance se corta, segmenta, ¡se parte! Contrasta con el deber ser de los derechos humanos, que, al ser universales requiere un perfil que de tan completo no tenga la menor oportunidad de ser cuestionado.

REAL. – Contradictoriamente no hay impedimento legal para que se pueda hacer una participación política partidista y regresar, pero, eso no evita que se genere un desgaste moral para quienes están en las titularidades de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

SESION. - La sesión de espacios en la CEDH ha sido constante, cada fracción tiene su comadre incomoda y aunque su inutilidad sea una carga para los demás, los nombramientos tienen carácter de inamovible. La autonomía de ese organismo sufre una involución cuando la CEDH se vuelve en una extensión del ejecutivo y del ¡legislativo!

AMIGOS. - La cómplice cercanía que recientemente ha tenido el presidente estatal de la CEDH con el presidente estatal de Movimiento Ciudadano, el también diputado Francisco Sánchez le ha seducido con el apoyo del secretario general de gobierno.

PEOR. - La salida de Amin Corral pedida desde diciembre trajo la llegada del licenciado Gerardo Flores Botello, quien además de cumplir con el perfil de la carrera en la dependencia, también tenia otra ventaja, es ¿o era? Alguien cercano a Néstor Armendáriz el presidente de la CEDH, los viejos recuerdos de cuando ambos eran insipientes agentes del ministerio público los vinculo.

JUAREZ. - El licenciado Flores había estado en Ciudad Juárez esperando la oportunidad de ser repatriado, con la salida de Amin Corral, la oportunidad se dio de facto, pero en su hoja de servicio había una condición imperdonable, ¡había prestado sus servicios profesionales para la sindicatura de Idelfonso Caro y por tanto en contra de la causa naranja!

SALIDA. - El presidente de la comisión estatal, no dudo un solo momento en cambiar la genuina amistad de años por la incipiente relación de sobrevivencia legislativa y la ordenanza de Cesar Jauregui, de facto abrazo las armas del partido naranja.

COMPLETO. – El voto de Sánchez en el congreso se cambió por una petición decembrina; quitar la pieza incomoda en la CEDH de Parral y colocar en su lugar a quien ellos quisieran, todo iba bien, solo que en la secretaria general de gobierno solo dieron la primer orden, por eso llego el licenciado Flores Botello, pero nuevamente los lloriqueos con el número dos del gobierno estatal cambiaron la plana.

Telcel e Instituto

JUANITO. - Fue entonces que llegó Juan Portillo, abogado de bajo perfil pero que su mayor virtud está en haber sido el secretario particular del ex presidente municipal Lozoya, con amplios vínculos con Movimiento Ciudadano y su asignación fue como ¡poner la iglesia en manos de Lutero!

DESMERECE. - La confianza en la imparcialidad de la atención de las quejas estará a la baja, la contaminación naranja retornó a la visitaduría de la CEDH dejó de estar en las causas sociales para pasar a ser una simple extensión del dominio de la alcaldía.

CONFIANZA. - ¿Con cuál confianza el ciudadano podrá hacer una denuncia ante la visitaduría de la CEDH? Seguridad publica de Parral mantiene los primeros lugares de quejas, de facto se ha convertido en una extensión de ese proyecto político, en un abrir y cerrar de ojos paso de ser el responsable jurídico a ser el receptor de las quejas, arribando a ese puesto con la venia de sus patrones ¿en quién depositara sus lealtades? ¿podrá acaso alguien jugar en contra de su propio interés?

PEOR. - Hoy más que nunca la visitaduría de la comisión está sujeta a un desgaste, lo estaba con Amin, se intentó enmendar con un perfil ajeno a un partido como Gerardo Flores, pero, se ha empantanado con el ultimo titular.

CIVIL. - El presidente de la comisión tiene miopía, no percibe los colores, ¡todo lo ve en color naranja! Tanto que repite y permite los curriculums orales que le vendieron para justificar la imposición de una lacerante dictadura municipal.

OMISION. - Cayó en el pecado de la omisión, en la oficina de Parral tiene un abogado con 12 años de experiencia, que ha estado en espera de que se le haga justicia laboral; Luis Arturo Salcido es quien realmente lleva la oficina y seguirá haciéndolo de bajo perfil, su lealtad y profesionalismo esperará para otro momento, ha cometido el grave error de no tener un recomendado de la legión naranja.

CONFORME. - Mientras que Gerardo Flores Botello, tendrá que aguantar aquello de que ¡cuando uno tiene amigos, uno no sufre, el que sufre es el amigo! Y el sigue jugando ese papel, le conforman su efímero paso por la oficina de Parral asegurando que en la capital tendrá un puesto mejor, ¿si lo hubieran querido beneficiar, porque lo mandaron para Parral?

ENCRUCIJADA. - Urge despercudir la oficina de la comisión estatal de derechos humanos de sesgos políticos para garantizar la protección de los derechos humanos asignando un profesional en la materia, en tanto no ocurra, en Parral es letra muerta.

Telcel 2.gif
Telcel 2.gif
bottom of page