top of page

DEL ABSTENSIONISMO Y OTROS DEMONIOS

17 de diciembre de 2020
Lic. Aylín Selene Urquiza Gómez

Lic. Aylín Selene Urquiza Gómez

Licenciada en derecho. Trabaja por su cuenta, asesora jurídica de tiempo completo en el despacho Porras Urquiza

¿Qué sucede cuando el desencanto se implanta en la ciudadanía y esta deja de ejercer su derecho al voto?

El abstencionismo electoral consiste en el acto de no votar, teniendo el derecho a hacerlo. Es un fenómeno social que deja en evidencia la apatía participativa.

Mucho se habla del riesgo que implica el abstencionismo electoral, pero los riesgos no lo son todo; los efectos dañinos y nocivos son una realidad que se vive ya, y para prueba, están los gobiernos.

Un ejemplo de esto, fueron las elecciones federales de 2018, en las cuales, resultó electo Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República. La coalición Juntos Haremos Historia, obtuvo 30 puntos de ventaja sobre el segundo lugar, con un 52.96% de los votos. Y aunque estas cifras suenen arrasadoras, no demuestran como tal una plena aprobación de la ciudadanía, pues en dichos comicios solo votaron dos de cada tres electores; es decir, solo el 66% de electorado total acudió a las urnas.

Para poner en perspectiva, cabe mencionar que la población total en México al 2018 era de 124,738,000 habitantes; por otro lado, el Padrón Electoral era de 89,332,031 ciudadanos. En palabras sencillas, solo el 71.61% de los habitantes estaban en aptitud de ejercer el derecho al voto.

Sin embargo, solo dos tercios del Padrón Electoral acudió a votar, por lo que, solo el 47.26% de los habitantes participó en la toma de decisión del nuevo gobierno federal, es decir, menos de la mitad de la población total.

Pero, dentro de esta cifra, sabemos que Andrés Manuel López Obrador, obtuvo el “histórico triunfo”, con un 52.96% de los votos, lo que, en términos de la población total del país, significa que solo un 25% de las y los habitantes eligió a nuestro actual presiente. Cuando se ve en estas dimensiones, el triunfo ya no parece tan glorioso.

Lo grave de todas estas cifras, es que muestran que solo un 25% de los habitantes eligieron a quien hoy se desempeña como titular del ejecutivo federal. Solo un 25% del total de habitantes han decidido, tanto por el electorado, como por aquellos que no cuentan con derecho al voto.

Esto, hasta para quien fue parte de ese 25% que votó por el actual presidente, parece una cuestión seria.

Explicándolo de manera sencilla, al ejercer el derecho al voto, y cumplir con la responsabilidad como ciudadana o ciudadano mexicano, se elije a un candidato, pero no solo eso, nuestra decisión decisión trastoca hasta aquellas personas menores de edad que aún no pueden votar.

Este, no es un riesgo del abstencionismo, es una realidad que ya enfrentamos.

El abstencionismo electoral es un problema mayor, y esto queda demostrado con estas cifras que permiten vislumbrar el panorama que afronta la democracia mexicana.

No solo implica no acudir a votar el día de elecciones, sino que estamos dejando en manos de un pequeño porcentaje, la toma de decisiones.

Las riendas de nuestro país son responsabilidad de todas y de todos, y debemos actuar con la suficiente madurez y compromiso, sabiendo que él no ejercer el sufragio, trae consecuencias que, lamentablemente, no solo repercuten en nuestra individualidad, sino que impactan en muchas personas, principalmente, en aquellas que aún no cuentan con la calidad de ciudadanas y ciudadanos para ejercer el voto.

De cara a los comicios de 2021, es necesario esforzarnos por mantener una democracia sana. Debemos tomarnos el tiempo para conocer los momentos que integran el proceso electoral, conocer las propuestas, analizar e investigar a las personas candidatas, cuestionarles sobre sus proyectos y aspiraciones, comparar propuestas, adentrarnos hasta en el más mínimo detalle, para así, el próximo 6 de junio acudir informadas e informados a votar, con la encomienda de que el futuro de nuestro país está en nuestras manos, y que la decisión que tomemos, aunque en ese momento es individual y secreta, impactará en cada habitante de nuestro México.

yiyos y alvidrez

La Expresión Continúa...

la Primera Sala amparó a Jesús Manuel Esparza Flores

Sota, Caballo y Rey

Sota, Caballo y Rey

Necesitamos concentrarnos como sociedad.

Sota, Caballo y Rey,

Sota, Caballo y Rey,

Catorceavo aniversario

DICHO POR ROCHA

DICHO POR ROCHA

Política de equipos, con dedicisiones de causas

Erik Jurado

Erik Jurado
Telcel 2.gif
Telcel 2.gif
bottom of page