top of page

El profundo silencio

5 de enero de 2022
 Erik Jurado

Erik Jurado

Regidor del ayuntamiento en Hgo. del Parral

Así, como hemos venido analizando las argucias del gobierno en turno, en la ciudad de Parral, hoy tocaremos uno de los aspectos más deleznables que un gobierno puede ejercer sobre la sociedad; el silencio.


La vida pública se nutre de las ideas, del debate, de la crítica. Sobre todo los sistemas democráticos adolecen de una sociedad aguda, capaz de señalar los excesos y las fayas, pues sólo así las acciones son bien dirigidas y suficientes para el pueblo.


Provocar el silencio de la sociedad es lo mismo que excluirlos de las decisiones, difuminarlos de la esfera de la libertad y darles una connotación de esclavitud o servidumbre. No permitir el libre flujo de las ideas es lo mismo que mandar el mensaje directo que los ciudadanos solo siguen la ruta que se les traza, pero son incapaces para dibujar su propia ruta.


El gobierno independiente naranja ha tenido sus propias estrategias para procurar el silencio, primero en los medios de comunicación. Toda crítica ha sido acallada, por medio de contratos mensuales para recibir un sueldo fijo, con el que se asegura la difusión de la información proveniente de la presidencia (cosa que no es anormal o insano), pero dichos contratos son condicionados, pues aquel que se atreva a generar critica o líneas de pensamiento distintas a las oficiales, es retirado de esos beneficios, incluso se ha conseguido la deposición de personas de sus puestos por no agradar al mandatario.


Así mismo los medios están obligados a boletinar información proveniente de comunicación social, aun y cuando no sea de interés de la administración pública, sino ejercicios de difamación y golpeteo hacia otras figuras públicas (otro de los mecanismos de control y generación del silencio). El gobierno naranja ha conseguido acallar figuras de la vida pública mediante el descredito público, la amenaza o el cierre de sus actividades económicas particulares, ha utilizado recursos de la presidencia municipal para imponer cuantiosas multas o incluso el cierre de negocios, valiéndose de argucias cuasi administrativas.


Utilizando el miedo, que ya describí en la publicación anterior, ha logrado que muchos actores políticos guarden silencio, incluso aquellos que hemos permanecido críticos somos apabullados por aquellos que ya fueron amonestados, el silencio pulula como un fantasma entre los pasillos y las pláticas.


Además han procurado el silencio colectivo por medio de la exclusión de apoyos que para las clases más desprotegidas son importantes, han conformado su muy cercano sequito de gente que es beneficiada, pero que además simula participar de manera libre.


Las rédese sociales es otro lugar donde ejercen el silencio, pues ante la primer critica una jauría de bots feroces, viene el ataque, o de los mismo copartidarios que atacan sin mayor cuidado con el fin de conservar el trabajo.


Hemos llegado a un estatus de profundo silencio, que desdibuja las opciones de gobierno, aunque ellas existan.


El silencio no va con la democracia y no va con el gobierno, el silencio es una condición tiránica, una descripción muy puntual del estatus actual.

yiyos y alvidrez

La Expresión Continúa...

la Primera Sala amparó a Jesús Manuel Esparza Flores

Sota, Caballo y Rey

Sota, Caballo y Rey

Necesitamos concentrarnos como sociedad.

Sota, Caballo y Rey,

Sota, Caballo y Rey,

Catorceavo aniversario

DICHO POR ROCHA

DICHO POR ROCHA

Política de equipos, con dedicisiones de causas

Erik Jurado

Erik Jurado
Telcel 2.gif
Telcel 2.gif
bottom of page