610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Lo que no se dice...

30 de septiembre de 2022
Lo que no se dice...

ESTADIO. - No era difícil adivinar que esto sucedería; después de terminada la temporada del beisbol estatal, donde se sustrajo hasta la última gota a los recursos económicos que se generan por este espectáculo, las condiciones de la infraestructura del estadio Parral quedaron peor que antes.

URGE. - Le urge al gobierno estatal poner orden antes de que deterioren mas los entornos del estadio de beisbol al igual que las instalaciones aledañas, las áreas viales y de estacionamiento. Esta temporada fue emblemático el declive.

SALDOS. - Los saldos son fáciles de mencionar. La mesa directiva del beisbol dio por terminado su ciclo, los resultados en lo deportivo les corresponderá evaluarlos a cada uno de los aficionados.

PROBLEMA. - En la infraestructura el estadio este peor que antes; el adeudo con la junta de aguas no decreció, solo fueron habladas las que se hicieron de que se estaba en busca de un arreglo, el suministro sigue cortado, como hace ya cuatro años.

MANTENIMIENTO. - El pasto del estadio crece gracias a la generosidad de las lluvias, el agua que se adquiere mediante pipas no ha sido suficiente, ni siquiera para mantener en buena operación los baños, menos queda para hacer que luzcan las áreas verdes incluyendo el campo.

CUENTAS. - Hasta ahora, es un inmueble de gobierno en el que se hace un gran negocio, está fuera de control, no existe un informe que detalle cual es el balance de ingresos y egresos. Los precios de entrada se volvieron estratosféricos en los últimos partidos, los ingresos fueron exponenciales de una semana a otra.

BACHES. - Mención aparte merece el deprimente acceso al estadio, quedo peor que campo de guerra, los dirigentes del beisbol, aseguraron que no les correspondía el bachear, porque no eran los únicos usuarios, pero en contra posición si fueron puntuales en cobrar el acceso vehicular a los estacionamientos que también están desgastados.

Botica Guadalupe.gif

INGRESOS. - Del dinero que se recauda en la alicaída caseta de entrada al área de estacionamiento, nada salió, ni siquiera para comprar caliche y tapar los hoyos que circundan esa garita de cobro.

PATIBULO. - El camino que conduce al área de estacionamientos o bien al estadio de basquetbol o a la alberca, es un solo bache. Irad Encinas había asegurado que el presidente se comprometió a bachear, pero nadie hizo nada ya nadie asumió la responsabilidad. Tampoco aquí se cumplió la promesa de desaparecer los baches de la ciudad antes del sábado.

DIFICIL. - En conclusión, el beisbol es mucho negocio para ser deporte, la pelea por dirigir los destinos del deporte rey ancestral. Todos se quejan de que hay quiebra, pero inexplicablemente todos quieren llegar, será porque ninguno rinde cuentas, la pasividad de los encargados del deporte en el estado levanta sospechas, urge una auditoria financiera y también de instalaciones.

PROMESA. - El año pasado, el municipio hizo el compromiso demagógico de ayudar en la mejora del estadio, una no muy buena idea era instalar pasto sintético, pero igual fue una intención de ayuda, que quedo en eso, en atracción de reflectores, la presidencia no hizo fluir un solo peso para la causa.

MANO. - Urge que se ponga orden al saqueo consuetudinario que se hace de las instalaciones. Que se fiscalice la rendición de cuentas de los ingresos por entrada de aficionados, cobro de derecho de piso a los vendedores, apoyos que proporciona la cervecería, dinero por publicidad, solo por mencionar alguno, ¿será que esa danza de los millones no es auditable?

610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe