610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Crónica:

27 de Octubre 2021

La etílica alquimia infantil en un domingo beisbolero

En los campos deportivos, los envases con restos de bebidas alcohólicos son los juguetes de los niños.

Padres y autoridad inmutables ante la temprana mal formación.

WhatsApp Image 2021-10-27 at 11.53.26 PM.jpeg

¡Mente sana en cuerpo sano! La frontera donde lindan la candidez infantil y los malos hábitos del exceso en la ingesta de alcohol de los adultos se ubica en las afueras de nuestra ciudad, en los terrenos deportivos privados que recibieron inversión pública para ser proyectados como una opción de saneamiento social a través del deporte. Domingo a domingo refrenda el contrasentido del discurso y la realidad.  

Son poco después de las tres de la tarde, es domingo, el día familiar por excelencia, el de la convivencia que consolida la célula social, desde temprano algunos padres de familia impregnados de ese espíritu deportista llevan consigo a sus hijos y esposa para presenciar un episodio donde, él será otros de los gladiadores en la arena del diamante.

WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.52 PM (3).jpeg
WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.52 PM (1).jpeg
WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.52 PM.jpeg
WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.51 PM (2).jpeg

La palabra convence pero el ejemplo arrastra. La clase dominical tendrá dos etapas, la del trance deportivo y el de la post encuentro. El refresco de moderación hace grandioso lo común, justifica el error y beatifica el acierto. El exceso envilece a hombres y mujeres que suben el tono de la voz y calientan el ambiente con altisonantes frases que son estribillos y muletilla de pláticas sin contenido.

Por un momento se olvidan de los niños, estos quedan a la deriva, deambulan por los campos, se empolvan y sacuden, ¡juegan! Tienen la cercanía con la tierra; origen y destino de la humanidad.

En su exploración descuben ¡un tesoro!, restos de ese elixir que engullen sin recato ni medida los adultos, lo mismo en empaque metálico que de cristal. ¡Si es bueno para quienes son el ejemplo de la familia, no debe ser  malo jugar con esos restos! Razonan en su aun tierno criterio en formación.

Así inicia, esa, la alquimia de la cerveza, el clamato y el refresco; ¡huele mal! son los restos de la última refriega “deportiva” en los campos 40-60, ubicados en la salida a Chihuahua. Delimitados por llamativas bardas amarillas que pese a su juventud de edificación ya padecen en algunos tramos una desvencijada prematura derivada del abandono en el mantenimiento.

WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.53 PM (3).jpeg

Una de las casetas es improvisada en la imaginación como, ¡el gran laboratorio para la alquimia dominical en los campos deportivos! Es una novena mixta, son intrépidos exploradores,  niños y niñas por igual conviven y se divierten, pero, no es un juego llanero, es la otra cara de la diversión y esparcimiento de los padres y de los que no lo son, ¡el ejemplo es masivo! en esta que es una zona de ¿sano? esparcimiento deportivo.

A su paso encuentran un atrayente yacimiento de piedras blancas que decoran el área verde de las instalaciones, ahí se instalan e improvisan un juego; lanzar trozos pétreos para que uno de ellos le pegue con un improvisado bat de plástico, la potencia del bateador es certificada por las láminas de la caseta aledaña que avisa con escandaloso estruendo que el envió del infante ha sido recibido.

En el interior de las sucias y empolvadas casetas hay restos de la última batalla deportiva y etílica, ¡es la fiesta del deporte!  Botellas color ámbar regordetas que en el cuello lucen el collar de identidad marcado en azul y oro hacen juego con otras de mayor tamaño, esas provistas de una llamativa etiqueta color azul que delata su origen  extranjero.

Un bote plástico que horas antes tenía la pegatina de clamato fue despapelado queda trasparente y es improvisado como un regordete tubo de ensayo del experimento donde se inicia la alquimia del campo deportivo. Depositan los restos etílicos de todos los demás envases, ¡hiede el olor a fermento! logran casi llenar el bote, luego meten unas pequeñas ramas, lo cierren  y agitan… ¡está listo el experimento!  Juegan a ser mayores por imitación, repiten lo que han visto, uno de ellos le retira la tapa y la reacción es inmediata… ¡Huele muy feo! dice con inocente voz y con sus brazos aleja el deposito en señal de rechazo, al retirar el tapón azul el caldo de cultivo había dejado escapar la  fragancia rancia e inmunda.

WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.51 PM.jpeg

Es la escena cotidianas de los campos deportivos del 40-60, donde un día sí y otro también son improvisadas ¡con éxito! como cantina al aire libre, sitio donde las recatadas proezas deportivas  contrastan con los excesos etílicos, nadie dice ni hace nada.

La gran inversión municipal radicada en tres campos de softbol y uno de beisbol asentados en terrenos ajenos al patrimonio de la alcaldía conjugan diversos factores para crear una ironía; esa área fue concebida como la estrategia para que por la vía deportiva  ¡apartar de los vicios a la juventud!

Los consumos se hacen lo mismo en el campo de juego que  en las gradas. En ambos escenarios los marcadores son abultados, la evidencia se inscribe en la acumulación del cristal y aluminio que rebosa depósitos de basura o decora casetas y campo de juego.

El proyecto de un sano desarrollo  en este sitio es una trampa. Pusieron al lobo a cuidar las ovejas, aquí ha sentado sus reales el consumo de bebidas espirituosas.

Decía Alberto Cortez; ¡Si señor, el vino puede sacar las cosas que el hombre se calla…y entonces son bravucones hasta que el vino se acaba, pues del matón al cobarde, solo media la resaca!

Aquí los excesos se notan en desparpajado andar de estos modernos gladiadores quienes eufóricos gritan y dan rienda suelta al desenfreno reprimido.

Beisbol, softbol y consumo de bebidas alcohólicas compiten parejeros, en la pizarra de las gradas los marcadores sentencian marcas difíciles de igualar en tiempo y cantidad…de consumo.

A lo lejos aparece un hombre comedido, lleva un balde de plástico color blanco colgando del brazo, va decidido a darle una ayudadita no pedida al responsable de la limpieza. Su altruismo se refleja en la colecta los botes de aluminio, deja de lado el cristal, los de metal,  al día siguiente amainaran el reto del sustento diario. Diez minutos bastaron para que saliera “loco de contento con su cargamento” rebosante. No hay lugar para uno más. El sol pega a plomo sobre el campo y aun con su paso apresurado también impacta en su carga generando los delatores destellos, flashazos que se dispersan sin control delatando el contenido.

WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.53 PM (2).jpeg
WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.54 PM (1).jpeg
WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.54 PM.jpeg
WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.53 PM (1).jpeg

Es una escena de domingo, pero es la historia de cada semana. El lunes llegaran a esos mismos campos otras almas infantiles, aprendices del beisbol, compartirán a destiempo el mismo sitio de los borrachos del deporte y convivirán con los restos de esas ingestas dominicales que cuentan sin palabras los excesos que se inscriben en letras de etiqueta de cerveza y licor.

Como si fuera parte de la enseñanza, la basura y desechos se alojan por semanas en las deprimentes casetas, hace unas cuantas dejo de llover y el sol se encargó de evaporar la inundación de tres de los “dugout”, la madre naturaleza resarció el daño ante la carencia de drenes y encargados de mantenimiento y limpieza.

La tierra tapiza el concreto, el lodo seco es una capa adicional que recubre el gris del cemento, lo que no cuesta no se cuida. Afuera, los tanques atiborrados de basura llenos más allá de su capacidad dan su propia versión de la fiesta; guardan botellas de tequila, refrescos, agua mineral y granadina, elementos insustituibles en los explosivos cocteles del día anterior.

El juego cambio para esos niños y niñas que no sobrepasan los siete años, la diversión entra a otra etapa, ahora se organizan y acomodan en línea de tiro al blanco los envases de vidrio cerveceros, ahora son livianos, están secos, ellos mismos los vaciaron en el ejercicio de la insana alquimia, hoy la practica fue con sus manos y olfato, mañana podría ser con la ingesta, ¡el ejemplo arrastra!            

WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.54 PM (3).jpeg
WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.53 PM (4).jpeg
WhatsApp Image 2021-10-27 at 10.31.54 PM (4).jpeg
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe