top of page

Monopolios y Gobiernos: El Doble Filo de la Economía Local

26 de julio de 2023
Héctor Chávez

Héctor Chávez

Editorialistas Libres de Parral

La discusión económica sobre los monopolios se remonta a los primeros días del comercio. Durante siglos, las sociedades han aprendido, a menudo de manera dolorosa, que la concentración de poder económico en manos de unos pocos puede tener consecuencias devastadoras. Una de las lecciones más prominentes proviene de Estados Unidos, considerado por muchos como el epicentro del capitalismo moderno y una economía que ha enfrentado la amenaza de los monopolios de manera constante.


En el auge industrial de finales del siglo XIX, Estados Unidos presenció un fenómeno económico alarmante: la acumulación de poder económico en un número muy limitado de gigantescas corporaciones. Estas empresas, a menudo apodadas 'trusts', tenían un control monopolístico sobre industrias enteras. Con su poder y alcance, tenían la capacidad de establecer precios, limitar la competencia y dictar las condiciones del mercado a su antojo. Esta dinámica resultaba en precios exorbitantes para los consumidores, y limitaba el incentivo a la innovación y la entrada de nuevos actores al mercado.


La reacción a esta situación vino en forma de legislación antimonopolio. La Ley Sherman, implementada en 1890, y posteriormente la Ley Clayton en 1914, surgieron con el objetivo expreso de desmantelar estos 'trusts', proteger la competencia y prevenir el abuso de poder económico. Estas leyes intentaban mantener la integridad de los mercados y promover una economía de competencia leal, asegurando que las empresas no pudieran manipular el mercado a su favor en detrimento de los consumidores y de la salud económica general.


Pero, ¿qué sucede cuando estos monopolios se infiltran en el sistema gubernamental, en particular a nivel local? Imaginemos una situación en la que todas las licitaciones gubernamentales de un municipio son adjudicadas a una única entidad o individuo. Esto crea un clima de desesperanza entre los otros competidores potenciales, que pueden sentir que no tienen ninguna posibilidad de obtener la licitación, sin importar cuán buena sea su propuesta o cuán competitivo sea su precio. En este escenario, la competencia se desincentiva, se limita la entrada de nuevos jugadores al mercado, y puede generarse un éxodo de talento y recursos hacia otras regiones que ofrezcan mejores oportunidades.


Estas prácticas monopolísticas no solo socavan la competencia y la entrada de nuevos actores al mercado. También pueden conducir a una disminución en la calidad de los productos y servicios disponibles, y a un aumento en los precios para los consumidores. La falta de competencia puede dar lugar a la complacencia, ya que las entidades monopolísticas no sienten la necesidad de innovar o mejorar sus productos y servicios, ni de mantener sus precios competitivos.


Más allá de las ramificaciones directas en el sector comercial, los efectos de los monopolios y la corrupción gubernamental se extienden a todos los aspectos de la sociedad. Pueden llevar a un aumento en los niveles de desempleo, a una disminución en los salarios, y a una escalada en los niveles de pobreza y desigualdad económica. En última instancia, una concentración desmesurada de poder económico en manos de unos pocos puede desequilibrar la balanza socioeconómica de una sociedad y generar una mayor brecha entre los ricos y los pobres.


En este contexto, el papel de un gobierno municipal es crucial. Los gobiernos municipales tienen el poder de emitir licencias, regular el comercio local, y generar licitaciones para proyectos y servicios. Cuando estas facultades se utilizan de manera parcial, o incluso corrupta, pueden tener un efecto perjudicial en la economía local. Sin embargo, si se utilizan de manera equitativa y transparente, pueden ayudar a fomentar un ambiente comercial saludable y diverso, y a estimular la creación de empleo y el crecimiento económico.


A lo largo de los últimos años, hemos experimentado los efectos de estas circunstancias en nuestra propia ciudad. Tres administraciones consecutivas, cuyos nombres no se mencionarán aquí, han dejado un rastro palpable de dificultades económicas. Hemos visto como negocios que antes florecían han tenido que cerrar sus puertas, como el desempleo ha aumentado, y como la brecha económica se ha ampliado. Estos hechos son testimonio de las consecuencias de un sistema corrupto y de una economía monopolizada.


En resumen, tanto los monopolios como la corrupción gubernamental tienen efectos perjudiciales en nuestra economía y en nuestra sociedad. Como ciudadanos, enfrentamos una lucha constante para mantener un equilibrio en nuestra economía, para promover la transparencia y la equidad, y para luchar contra la corrupción y los abusos de poder. Tenemos la responsabilidad de mantenernos informados, de exigir responsabilidad a nuestros representantes, y de abogar por un ambiente comercial en el que todas las entidades, grandes o pequeñas, tengan las mismas oportunidades de competir y prosperar. En esta lucha, la educación, la conciencia y la acción son nuestras mejores armas.


yiyos y alvidrez

La Expresión Continúa...

la Primera Sala amparó a Jesús Manuel Esparza Flores

Sota, Caballo y Rey

Sota, Caballo y Rey

Necesitamos concentrarnos como sociedad.

Sota, Caballo y Rey,

Sota, Caballo y Rey,

Catorceavo aniversario

DICHO POR ROCHA

DICHO POR ROCHA

Política de equipos, con dedicisiones de causas

Erik Jurado

Erik Jurado
Telcel 2.gif
Telcel 2.gif
bottom of page