610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Lo que no se dice...

28 de abril de 2022
Lo que no se dice...

REFRENDO. – El peor desempeño en materia de seguridad en el municipio de Parral ha ocurrido en los últimos años y amaga con prolongarse por otros más, mientras los ciudadanos sigamos aguantando, en un macabro eslabón de corrupción y opresión. Los ciudadanos no digerimos el daño personal y social derivado de los excesos policiales documentados y también los que están fuera de ese marco, en todo caso se tolera con el silencio y se solapa con el voto.

MANCHA. - ¿Qué estuvieron haciendo en la dirección de seguridad pública de Parral en los últimos cinco años en favor de la comunidad? ¿Que se espera para los próximos? En ambos casos es la misma respuesta, ¡nada! Prodigar vejaciones y atemorizar.

VENGANZA. - Durante la administración de Alfredo Lozoya los cuerpos policiacos fueron utilizados una y otra vez como guardias personales y veladores, como un instrumento de venganza política. La seguridad de los ciudadanos sigue reducida para beneficiar a los de la casta del poder en una impunidad solapada y avalada por la administración de Cesar Peña. ¡dime de que tamaño es tu escolta y te diré la dimensión de tus excesos!

PECATA. - Los casos más graves se presentaron en acciones donde costaron la vida a personas algunas de las cuales hasta ahora no aparecen.

SEGURIDAD. - Cuando un juzgador sentencia a dos agentes policiales que servían al crimen y estuvieron involucrados en la desaparición de cuatro personas de las cuales hasta ahora no se sabe su paradero, se evidencia que no eran hechos aislados, por el contrario, se trataba de la institucionalización de la delincuencia.

DATOS. - Cuando la constante es exhibir a los enemigos políticos con el pretexto de haber incurrido en alguna violación al bando de policía y buen gobierno, las filtraciones a las redes sociales y medios de comunicación marcaban la condena dictada ante el descredito inducido.

ACCION. – En este tiempo se han contado una y muchas historias de terror donde los ciudadanos a los que debe proteger la Dirección de Seguridad Publica terminaron siendo víctimas de sus “protectores”.

Botica Guadalupe.gif

MIOPIA. - Cuando las instalaciones de seguridad publica se utilizaban como estacionamiento para vehículos sin placas y de dudosa procedencia que son exhibidos sin recato en la cabalgata villista o cuando se resguardaban en ese “garaje” la propaganda política de un candidato, es entonces que se ha perdido el respeto a las instituciones.

RESOLUCION. - El último de los excesos graves que ha sido documentado fue en contra de un agente de la policía ministerial, detenido por una falta al bando de policía y buen gobierno, lo que fiel a su política de actuación fue suficiente para exhibirlo en condiciones que vulneran la dignidad humana a tal grado que extinguieron su auto estima hasta el punto de orillarlo al suicidio.

ACCIONES. – Son hechos criminales cometidos por quienes dirigieron la corporación y que hoy están de regreso, lo irónico es que el retorno, pese a las lágrimas fue signada por el presidente Cesar Peña quien en un acto indigno olvido esos excesos que afectaron a su propia familia hace tres años, pero ¡y calla”, ¡tolera!, como un empleado estoico de la cofradía de la mano en el cajón. Si eso ocurrió con los cercanos, ¿qué podemos esperar los ciudadanos? 

DATO. - Hoy esos ex servidores públicos ofrecerán disculpas públicas, los entonces agentes policiacos de Parral durante la administración de MC video grabaron a una persona con el fin de denigrarlo atendiendo con ello a una vendetta de quien en ese momento dirigía la corporación y a quien no le pasara nada, goza de cabal salud en la nómina. Justicia a medias.

REFLEXION. - Los excesos se han repetido una y otra vez, de hecho, siguen vigentes hasta nuestros días. La clase gobernante desde hace dos años se pasa por el arco del triunfo la ley de tránsito para aplicar sus caprichos a discreción.

EXCESOS. - Para esos excesos administrativos ¿también habrá disculpas públicas?  Los ciudadanos podremos apelar a un juicio en el cual se castigue a los tiranos aún siguen en el gobierno. Se trata de un régimen que se cimienta en la necesidad y el miedo de los electores, potencializados en los días previos de la elección, ante la entrega de una dadiva


610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe