610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Lo que no se dice...

22 de julio de 2022
Lo que no se dice...

PLAGA. - Sí, hay una plaga, la autoridad ha perdido su sentido al ser infestado por los tibios y los queda bien. Su naturaleza no les permite definir el sentido de su razón de ser esa que elimina de la escala de opciones los grises, porque llaman al blanco, ¡blanco! y al negro, ¡negro! El pleito generado en torno al dilema del ser o no ser de la retención de placas por parquímetros genero un desaguisado, que podría ser un llamado a tapar el pozo, porque el niño ya se cayó y está a punto de ahogarse.

COBROS. – Otra vez el controversial tema de los parquímetros. Ayer la indefinición de lo que hacen degenero en un acto violento que involucró a un agente de parquímetros y un automovilista. Cada uno defendiendo en lo que cree, ninguno se asume equivocado porque sus representantes populares han generado una confusión ante la tibieza de sus posicionamientos, han dejado al garete la legalidad hasta asimilarla con la ilegalidad ¡son iguales! El municipio promueve la retención de documentos y el congreso lo prohíbe, ¿cómo pueden tener la razón ambas posturas? Es de esos fenómenos inexplicables pero que suceden y ¡afectan!

CULPABLES. - Tratar de encontrar culpables nos remitiría de forma directa a los jerarcas de la representación popular. En primer lugar, a la cámara de diputados del estado donde hace tres años se dio a luz la ley de vialidad, que, en Parral nacido muerta, ¡se abortó! ni siquiera los integrantes de aquella legislatura supieron defender lo que habían aprobado, perdieron el carácter moral de lo que engendraron. Los exlegisladores nunca dijeron esta boca es mía, ¡menos ahora!

EXIGENCIA. – Sí, existe una ley y por tanto se exige su cumplimiento. Esta al igual que otras fue concebida pensando en el ciudadano, nunca se imaginaron que la ley de tránsito debía contemplar sanciones para la autoridad que pese a haber jurado cumplir y hacer cumplir la ley, ¡no lo hiciera!

TIBIOS. - Los legisladores de aquel tiempo fueron tibios y omisos, dejaron que una tiranía recaudatoria municipal se pasara por el arco del triunfo su jerarquía legal, fue la representación de la permisividad en su máxima expresión, ¡hasta llegar al punto de la tibieza!

NUEVA. - En esta legislatura Edgar Piñón puso el dedo en la llaga, salió a exigir el cumplimiento de una ley de la anterior legislatura, lo que no hicieron sus autores, pero valga decirlo, lo inicio es todo el avance. El exhorto que se hizo desde el congreso al municipio le fue notificado al presidente Cesar Peña, causó revuelo mediático, pero no ha cambiado nada, todo sigue igual. El alcalde podría ser comparado con aquel hombre que se tiro del piso 20 y al pasar en el 10, dijo ¡bueno hasta ahorita no ha pasado nada! Y para como están los acuerdos en la cámara, pudiera ser que no pase nunca nada.

POSIBILIDADES. – Existe una sociedad de compromisos donde se pagan sufragios a cambio de muchas prebendas, empleos en el supremo tribunal de justicia, magistraturas, cuentas públicas, etc. Esto podría ser otra moneda de cambio y que ¡nunca pase nada! O que en el mejor de los casos se maticen las acciones y se siga dejando que Parral sea el único municipio de los 67 del estado donde ¡la ley estatal de tránsito no tiene vigencia!

ALCALDIA. - La necedad de la alcaldía y la ambición para explotar a los contribuyentes parralenses por la vía de la extorción de la retención de documentos ha logrado que tenga más peso un reglamento que una ley, después de esto, ¡las escuelas de derecho deberían ir pensando en reformar sus programas de estudio!  Así que ni que dudar que el año entrante se promueva un reglamento de ingresos municipales que nulifique la ley de ingresos que aprueba el congreso ¡no somos nada!

LICHA. - Como retumban en este momento las palabras de Elisa Griensen, ¡alguien tiene que hacer algo! Sabía que la tibieza era una plaga que ataca a los hombres y mujeres, pero sobre todo se encapsula en la clase política, terrenos donde la prioridad no son los electores.

MUNICIPIO. - Si la administración que preside Cesar Peña pretende hacer valido el precepto de autonomía municipal está en su derecho y si además el órgano encargado de impartir justicia lo avala, será aún mejor para su causa. Se evitarán dudas y de paso hasta nos ahorraremos los sueldos de unos 33 diputados. Pero no ha promovido recurso alguno, solo el abuso de autoridad.

Botica Guadalupe.gif

DEFINICION. - Alguien tiene que definir, pero nadie quiere meterse en problemas ni en debates. El congreso tiene la obligación de someter al municipio cuando desobedece el cumplimiento de una ley que promulgan, pruebas de que no la obedecen sobran, de ahora y antes.

CIUDADANOS. - Ante la tibieza y espíritu de queda bien que ha invadido a “nuestros representantes populares” el pueblo ha caído en la confusión, se han creado dos frentes, hay división de opiniones y derechos a los ciudadanos, ante la falta de juez y autoridad, los golpes marcan la vertiente, ayer todos salieron perdiendo.

ACTORES. - Un engallado agente de parquímetros defendía la causa para la que fue contratado, quizá no sepa si es legal o no lo que esta haciendo -ni sus jefes lo asumen- pero llegó al límite de su capacidad para tratar de aplicar una sanción y cuando no lo logro se sobrepasó y agredió al automovilista ante las provocaciones verbales que este le profería.

CIUDADANO. - En tanto que el automovilista harto de los abusos recaudatorios del municipio, se negó a que le retuvieran la placa y a su modo argumento la ilegalidad que equiparo como abuso e insulto a quien pretendía robar, retener o secuestrar la placa de su camioneta, respondió a la agresión física. Cualquiera que sintiera que le están vulnerando un derecho por dignidad lo defendería.

VIOLENCIA. – Desafortunadamente el asunto cayo en los reprobables terrenos de la violencia como forma de dirimir las diferencias, es el ultimo eslabón de la solución de los conflictos. Los primeros son las negociaciones entre iguales, es decir entre autoridades. Las que se hacen entre ciudadanos y autoridad son causas perdidas para el primero siempre se impone la ley del más fuerte.

EMPRESARIOS. - En este tema los empresarios que integran el consejo de parquímetros deben asumir su parte, han sido sumisos y tibios ante la autoridad municipal, les permiten todo y se lo autorizan, ¡hasta trasgredir la ley! comparten con el espíritu de secuestrar documentos y placas como la única forma de lograr la contribución ciudadana, ¡vaya primitivismo de los notables del pueblo!

SOLUCION. - Los casos como el ocurrido ayer pueden seguir sucediendo y hasta subir de tono. Es urgente que las autoridades tengan un poco de vergüenza y una pisca de responsabilidad para poner fin a este enfrentamiento.

FACIL. – Debe prevalecer un solo criterio, no hay cabida para la ambigüedad. O se legitima la acción recaudatoria municipal vía el despojo de placas y documentos o se validan los acuerdos del congreso elevados a grado de ley.

SANCION. - Por cierto, una vez que se defina este punto, los excesos cometidos por el municipio, si así fuera el caso merece una sanción y una satisfacción para el ciudadano que en forma recurrente ha sido despojado de sus derechos.

610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe