610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe

Lo que no se dice...

20 de diciembre de 2021
Lo que no se dice…

ESPANTADORES.- En materia de seguridad en el estado, todavía hay mucho a deber. Las condiciones en las que se operan , por mucho, no son las mejores.


CAOS.- provenientes de un quinquenio perdido, el que encabezó Javier Corral, donde la única prioridad era perseguir a su antecesor y sus operadores, la seguridad de la población paso a segundo o tercer nivel, aunque más bien fue abandonada a su suerte, solo así se pueden entender las estadísticas de inseguridad en ese periodo.


CAMBIOS.- En esta administración estatal que preside María Eugenia Campos, la apuesta en las urnas fue en favor de que se mejorarían las condiciones de operación, sin embargo, hasta ahora el único cambio percibido es el del color de algunas de las patrullas.


DESCONOCIMIENTO.- En materia preventiva, hay muchos huecos, algunos, producto del desconocimiento y otros son el reflejo del continuismo. No se debe olvidar que la procuración de justicia, en este sexenio, sigue en manos de los corralistas, los mimos que hundieron al estado en la impunidad. No se puede pedir peras al olmo.


PREVENCION.- En materia de prevención se intentó dar un cambio. La vigilancia en las carreteras durante esta temporada hizo albergar la esperanza de que se estuviera gestando un verdadero cambio, el que ha resultado, en el mejor de los casos, a medias.


POSITIVO.- Se tiene en apariencia un saldo positivo en la iniciativa de instalar puntos de revisión en diferentes partes del estado. Ojala que fueran permanentes y no solo en la época decembrina cuando se tapa el sol con un dedo. Todos demandamos las garantías de libre tránsito.


PROBLEMA.- Sin embargo, no todo está bien. Uno de los retenes de esta temporada fue instalado en las inmediaciones de la puerta del tiempo. Los policías estatales, asignados a esa área casi nunca hacen nada, no revisan vehículos, seguramente porque la mayor parte de los que transitan son de la misma comunidad.

Botica Guadalupe.gif

REPETICION.- Sin embargo, el criterio cambia cuando se trata de automotores con placas del vecino país, ¡se reactivan!, se trata de los paisanos quienes deben enfrentar un día sí y otro también la depredación de los agentes de seguridad.


CUIDADO.- Los compatriotas que retornan el país, de algo si deben estar seguros, ¡los están cuidando! En especial en ese puesto de revisión o reten no dejan pasar ninguno, todos son orillados.


ESPECIALISTAS.- Para los agentes estatales, la delincuencia viaja en vehículos con placas Norteamericanas, de otra manera no se podría explicar que invariablemente, todos los que tienen esas características deben pasar revisión.


SEGURIDAD.- La autoridad estatal, instaló estos retenes como una forma de prevención, para desalentar a la delincuencia organizada o ¿para quedarse con el monopolio de la extorción?, no se debe olvidar que  todavía hace tres semanas despojaba a los conductores de sus vehículos lo mismo en área urbana que en despoblado.


DOCUMENTOS.- De pronto, los policías estatales, que no han logrado aprehender un solo delincuente, ni recuperar un solo vehículo de los robados, así, de repente, se tornan especialistas en temas fiscales y hasta se dan el lujo de revisar los pedimentos de internación del vehículo y el amparo de las mercancías.


INTERES.- Si estuvieran tan interesados en atender esta normatividad federal, hace mucho tiempo que no circularían en el país vehículos chuecos, de esos que llegaron para quedarse y que son amparados por un cartón emitido por una organización trinquetera, de esas “pafas” que legitiman la ilegalidad y hacen de la impunidad su razón de ser.


BASTA.-Las incomodidades e inconformidades que se han dejado sentir tras los abusos en los procedimientos de estos retenes de seguridad no son aisladas, desafortunadamente la mayoría de los inconformes van de paso. Ojala que esos puntos de revisión sean reforzados con la guardia nacional o el ejército y un representante de los derechos humanos, si los siguen dejando solos, ¡van a caer en la tentación de extorsionar a los paisanos! ¿Otra vez?

610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe
610A193A-659B-4A96-8576-63F189A02752.jpe